Vida saludable
Lifestyle

Inteligencias múltiples: educando a los adultos del futuro

Gracias a los avances en investigación y a los nuevos modelos educativos, los/las docentes disponen de más herramientas y conocimientos para potenciar las cualidades de cada alumno, entendiendo que no todos/as somos iguales.

En este sentido, una de las tendencias que más popularidad ha ganado a lo largo de los últimos años es la del psicólogo Howard Gardner y su teoría de las inteligencias múltiples. Este modelo de concepción de la mente divide la inteligencia humana en distintas tipologías, dependiendo de las habilidades y conocimientos que presente la persona: 

Inteligencia lingüística

Las personas con un alto grado de inteligencia lingüística son muy hábiles en la lectura y escritura, por lo que estos perfiles están perfectamente capacitados para destacar en política, periodismo, publicidad, etc.

Inteligencia lógico-matemática 

Son personas con capacidad para resolver problemas matemáticos, realizar operaciones mentales y trabajar con hipótesis abstractas. Los ingenieros, financieros o científicos suelen poseer este tipo de inteligencia.

Inteligencia espacial 

Este tipo de inteligencia supone una alta capacidad para recrear espacios de forma mental y manipularlos con la imaginación, por lo que suele darse en los campos de la arquitectura, el diseño o el marketing.

Inteligencia musical 

Más allá de las habilidades musicales, también está en personas que aumentan su capacidad de concentración al escuchar música. 

Inteligencia kinestésica 

Esta inteligencia se fundamenta en las capacidades motoras y la coordinación física, muy útiles en la danza, los deportes o trabajos de precisión como el de los cirujanos. 

Inteligencia intrapersonal 

Consiste en la capacidad para tomar consciencia de uno mismo y usar esa información para tomar decisiones. Los emprendedores son un claro ejemplo del perfil profesional que requiere este tipo de inteligencia.

Inteligencia interpersonal 

Las personas con esta inteligencia desarrollan una gran empatía y capacidad para comprender a los demás. Esta habilidad suele estar presente en profesionales de la docencia, psicología o puestos de trabajo cara al público. 

Siguiendo esta teoría, la inteligencia no es una cualidad innata, sino que se encuentra en la persona de manera potencial, requiriendo de esfuerzo y práctica para desarrollar dichas capacidades al máximo. Por eso es fundamental que desde las escuelas se adapte la educación a los diferentes perfiles de inteligencia, garantizando que todos los niños/as aprenden a su ritmo y de la manera más adecuada para cada uno/a.

Comentarios(0)

Comentar

Mas artículos