Vida saludable
Alimentación

Trucos para organizar tu menú semanal de manera equilibrada

Mantener una dieta sana y equilibrada parece muy complicado, ¡pero no tiene por qué serlo! Hoy os daremos una serie de consejos y trucos para que sepas cómo tienes que organizarte para comer variado, saludable y sabroso.

Estos son nuestros consejos generales a tener en cuenta a la hora de organizar tu menú semanal de manera equilibrada:

  • Realizar de 4 a 5 comidas al día, con la ingesta de la energía necesaria en cada una.
  • Grasas y proteínas con moderación.
  • Potenciar consumo de pescado azul.
  • 5 piezas de fruta y verdura al día.
  • Cocina tradicional, sencilla y sana. Menos es más.
  • Mantener una hidratación adecuada.
  • Practicar ejercicio físico diario.

Otro aspecto que podemos tener en cuenta para organizarnos es la clasificación según la complejidad del menú. Para facilitar las elecciones alimentarias y el diseño del menú en la comida y en la cena, no solo en el día a día sino también a lo largo de la semana, os recomendamos las siguientes frecuencias de consumo de los distintos grupos de alimentos:

  • PRIMEROS PLATOS
    Arroz blanco y/o integral, 1-2 días por semana
    Pasta blanca y/o integral, 1-2 días por semana
    Otros cereales, 1-2 días por semana
    Patatas, 0-2 días por semana
    Verduras crudas, cada día
    Verduras cocinadas, cada día
    Legumbres, 3-4 días por semana
  • SEGUNDOS PLATOS
    Huevos, 3-4 días por semana
    Carne, 3-4 días por semana
    Pescado, 3-4 días por semana
  • GUARNICIONES
    Verduras crudas, 4 o más días por semana
    Verduras cocinadas, 3 o más días por semana
    Patatas o cereales, ocasionalmente
  • POSTRES
    Fruta fresca, cada día
    Lácteos, de 5 a 7 días por semana

¿El equilibrio perfecto existe?

La composición exacta de una alimentación saludable no existe. La combinación depende de las necesidades de cada persona (su edad, género y complexión física, hábitos de vida, ejercicio físico…), el contexto cultural, los alimentos disponibles localmente y los hábitos alimentarios. No obstante, los principios básicos de la alimentación saludable son siempre los mismos. Para que una alimentación sea saludable debe ser:

  • EQUILIBRADA. La cantidad de energía ingerida y energía consumida debe ser la misma o parecida.
  • VARIADA. Se deben consumir alimentos de cada grupo y, dentro de cada grupo, elegir distintos alimentos a lo largo de la semana.
  • AGRADABLE. Este es el punto menos objetivo de una dieta equilibrada. La presentación del plato debe aportar placer sensorial a la persona que va a comérselo. Es muy importante que lo que vayamos a comer nos agrade y nos apetezca.
  • SEGURA. Una dieta saludable no debe contener contaminantes ni tóxicos que conlleven un riesgo para la salud. Por ello, hay que leer bien las etiquetas de los alimentos, donde suele haber información sobre su correcto manipulado y cocinado.
  • RESPETUOSA CON EL MEDIO AMBIENTE. Otra dimensión que por suerte cada vez se tiene más en cuenta, es que el hecho de que nuestra dieta sea saludable para nosostros mismos no debe ir en detrimento de que también sea saludable para el planeta. Debemos procurar, entre todos y todas, preservar los recursos naturales, generar el mínimo de residuos posibles y potenciar el desarrollo agroalimentario local, así como los productos de temporada.

Comentarios(0)

Comentar

Mas artículos

Categoría
Deporte

¿Qué son las bebidas electrolíticas y por qué deberías tomarlas después de hacer deporte?

14 Oct. 2021