Vida saludable
Alimentación

La importancia del hierro en la dieta infantil

El hierro es el mineral que utiliza el cuerpo para producir los glóbulos rojos que son los encargados de transportar el oxígeno a través de la sangre. Así mismo, interviene en procesos enzimáticos del organismo.

Se hace particularmente necesario controlar los niveles adecuados de hierro durante el embarazo, pues la falta del mismo puede provocar una carencia en el recién nacido. Así mismo es preciso controlarlo durante la lactancia. Los pequeños son especialmente sensibles a padecer deficiencia de este componente, debido a su mayor necesidad durante la etapa de crecimiento, sobre todo entre los 0 y 5 años de edad.

La carencia de hierro o anemia ferropénica, se asocia a deficiencias en el desarrollo cognitivo y en el rendimiento escolar. Los síntomas más visibles son: palidez, cansancio, agitación, mareos, dolor de cabeza, pérdida de peso, vértigo.

Existen alimentos que nos pueden ayudar a fortalecer la presencia de hierro en nuestro organismo: las carnes rojas, el hígado, los huevos, los pescados (salmón, atún), las frutas deshidratadas (ciruelas pasas, uvas pasas, albaricoques), el pan integral, las verduras (brócoli, espinacas, acelgas, coles, espárragos, algas) los granos (pipas o semillas de girasol, almendras, nueces) y las legumbres (garbanzos, lentejas). Así mismo, existen alimentos que ayudan a mejorar su absorción: patatas, tomates, cítricos o fresas.

Las cantidades recomendadas por día varían según la edad, el sexo y el tipo de alimentación. Así por ejemplo, si se consume principalmente dieta vegetariana, se requerirá más cantidad, puesto que el hierro se absorbe mejor cuando proviene de una fuente animal que cuando proviene de una fuente vegetal.

La siguiente tabla puede resultarnos orientativa de dichas cantidades diarias:

  • Bebés de 0 a 6 meses: 0, 27 mg
  • Bebés de 7 a 12 meses: 11 mg
  • Niños de 1 a 3 años: 7 mg
  • Niños de 4 a 8 años: 10 mg
  • Niños de 9 a 13 años: 8 mg
  • Niños de 14 a 18 años: 11 mg
  • Niñas de 14 a 18 años: 15 mg

A partir de los 14 años, la diferencia entre niños y niñas se debe a que la menstruación provoca en las niñas, cada mes, mayor pérdida de hierro que los niños. Esta situación se prolongará durante toda la edad fértil de la mujer.

En caso de ser necesario, nuestro médico puede valorar que podamos obtener hierro de suplementos vitamínicos, suplementos multivitamínicos y suplementos de hierro.

Así como su carencia afecta a la salud, también el exceso puede resultar nocivo e incluso mortal. Los límites máximos de hierro en edades entre 0 y 14 años se sitúa en 40 mg diarios.

No olvidemos que llevar una dieta equilibrada y practicar habitualmente ejercicio físico, nos ayudará a favorecer el buen funcionamiento general del organismo.

Comentarios(0)

Comentar

Mas artículos